imagen1

El valor de los recursos procedentes de residuos

Medioambiente

Los residuos que se pueden convertir en nuevas materias primas juegan un papel fundamental en el nuevo modelo de economía circular que tanto necesitamos para un desarrollo sostenible.

Sin embargo, hay un problema que impide o retrasa significativamente todo su desarrollo y potencialidad; el valor que tienen en el mercado.

Las materias primas que proceden de recursos naturales son de tres tipos;

  • Vegetales: proceden de plantas o árboles. Por ejemplo, madera, corcho, lino o algodón.
  • Animales: lana, pieles y cuero, leche, carne, seda….
  • Minerales: metales, combustibles fósiles, productos de cantera (mármoles, granitos o calizas), y minerales no metálicos como la arcilla, el flúor, el caolín, bentonita o las sales.

Las materias primas que proceden de residuos pueden en ocasiones tener una calidad tan buena como las anteriores, sin embargo, su valor de mercado es casi siempre más bajo

 

imagen2

A continuación, vamos a ver algunos ejemplos.

CDR (Combustible Derivado de Residuos), frente a combustibles fósiles. Si estudiamos los poderes caloríficos de unos combustibles y otros, vemos que no difieren mucho siendo de 4500-5000 Kcal/Kg frente a 6000 Kcal/kg para el carbón o de 7700 Kcal/kg para el coque. En cuanto a emisiones el CDR siempre será ganador presentando menos emisiones de partículas, SO2, Hg, etc. Sin embargo, mientras los precios del carbón y otros combustibles fósiles son los más altos de la historia, el CDR apenas tiene valor, y los gestores de residuos lo tienen que regalar o incluso pagar para darle salida.

Compost, frente a fertilizante químico. A pesar de que mejora la fertilidad, estructura y retención hídrica, previniendo así su erosión y degradación. Ahorra recursos y uso de abonos químicos, ya que el compost contiene macronutrientes (N, P, K) y micronutrientes indispensables para el crecimiento de las plantas. Además, retiene carbono en el suelo, mejorando su potencial como reservorio de carbono. Las plantas de compostaje o de biogás, tienen que “malvender” el compost y el digesto, cuando el precio de la tonelada del fertilizante químico va de 30 a 56€ según tipología.

Áridos reciclados o áridos secundarios (escorias) frente a áridos naturalesEl uso de áridos naturales, tiene un gran impacto en el medioambiente suponiendo daños en varios ecosistemas. A pesar de ello, suponen el 99% del consumo. Aunque los áridos reciclados y secundarios no pueden llegar a tener la gran variedad de usos de los naturales, allá donde pueden usarse indistintamente uno u otro, el precio no es igual.

Plástico reciclado frente a plástico virgen. En la actualidad, el plástico 100% reciclado (por ejemplo, el RPET) es muy difícil de distinguir frente al virgen, ya que la calidad y acabado de este último está muy conseguido, pese a que tienen un menor brillo y una mayor opacidad. Sin embargo, el plástico reciclado siempre ha sido más barato que el plástico virgen. Ahora mismo, es posiblemente una de las pocas excepciones, gracias a las fuertes campañas de sensibilización y nuevas normativas que bonifican el uso de plásticos reciclados, y en los últimos tiempos estamos viendo cómo algunos plásticos reciclados superan en precio a los plásticos vírgenes, ¿se mantendrá esta tendencia en el futuro? Parece que la respuesta es NO, porque en el mes de octubre ha caído notablemente el precio, y los fabricantes vuelven al plástico virgen, que puede llegar disfrazado de reciclado. Falta una certificación de origen, que garantice que se está usando realmente plástico reciclado en los envases.

Cartón y papel frente a madera, para obtener celulosa. El precio del cartón y papel reciclado ha bajado 120€ tonelada (85%) en los últimos 3 meses por la “caída” de la demanda de las papeleras, ¿pero ha bajado en igual medida el precio de la madera que se utiliza para obtener celulosa? La respuesta es no. Los precios son más estables. Si comparamos el precio más alto del año con el precio actual, vemos que hay una caída del 68%, por lo que es fácil deducir que no estamos solo ante una cuestión de oferta y demanda

imagen3

Si queremos llegar a un escenario de economía circular para un desarrollo sostenible, es urgente poner remedio a estos problemas, que perjudican notablemente el reciclaje de residuos. Necesitamos más políticas fiscales y políticas de discriminación positiva, además de una ardua labor de sensibilización y control con certificaciones cuando sea necesario, que favorezca el uso de residuos como materias primas.

Un mayor uso de los recursos que proporcionan los residuos hace que disminuya el gasto de materias primas naturales, la huella hídrica y energía. Además, también desciende el aporte de CO2 a la atmósfera con lo que se preserva el medio ambiente.

Así no solo se consigue alargar la duración de las materias primas vegetales, animales y minerales, preservándolas para las generaciones futuras. También solucionar uno de los mayores problemas medioambientales de este siglo: la gestión de residuos. Cada año se generan 1.900 millones de toneladas de residuos sólidos en el planeta. Y sino se realiza una correcta gestión, estos acaban en vertederos e incineradoras. Con los consiguientes problemas medioambientales que afectan el suelo, el agua y el aire.

Para que esto sea posible, es necesario que los recursos que proceden de los residuos tengan un valor igual o incluso mayor que los procedentes de materias primas naturales