economia-circular

Economía circular: mitos y verdades

Innovación

Tras años trabajando en el tema de la economía circular y su aplicabilidad práctica en el mundo empresarial, entre otras, con colaboraciones con Lipor y AEP para desarrollar cursos de apoyo a la transición circular de empresas, he comprobado que existen algunas ideas preconcebidas que bloquean su desarrollo. Entre ellas hay tres especialmente críticas, ya que promueven una cierta inoperancia por parte de las empresas:

 

1º Mito: “La economía circular es una moda”

 

Este mito tiene como resultado una falta de acción por parte de las empresas, porque asumen que el tema será temporal. Su interpretación se basa en el desconocimiento del origen de la economía circular ya que, aunque la denominación sea relativamente reciente, principalmente para el público general, el cuerpo del conocimiento que da origen a la economía circular es extenso, integrando en el mismo paraguas distintas áreas del conocimiento (ecología industrial, biomimetismo, pensamiento sistémico, análisis del ciclo de vida, entre otros).

Destaca la influencia de la ecología industrial, reconocida como una de las principales raíces de la economía circular, cuyos fundamentos se basan en el funcionamiento de los ecosistemas naturales como metáfora e inspiración para mejorar la eficiencia de los sistemas industriales. La ecología industrial tiene probablemente su exponente máximo en el parque industrial de Kalundborg en Dinamarca, iniciado en 1961.

La economía circular pretende alargar su concepto de ecología industrial, promoviendo la integración y armonía entre los sistemas ecológicos, sociales y de mercado. Así se entiende que, aunque la designación de economía circular sea reciente, el conocimiento y experiencia que le dan cuerpo ya tienen décadas de existencia y pruebas dadas.

Por otro lado, se multiplican las iniciativas y planes de adaptación para sistemas económicos cada vez más circulares un poco por toda la parte, como son los casos de los Planes de Acción de la Unión Europea, las políticas de promoción de la economía circular en China, o en grandes empresas como IKEA, Coca-Cola y Unilever, que ya empezaran a dar sus primeros pasos en dirección a la transición del modelo de negocio.

Así, no se puede interpretar la economía circular como una moda pasajera y la falta de acción de las empresas será un error estratégico, a la medida que el mercado empiece a adaptarse a esta nueva realidad.

 

2º Mito: “La economía circular es solo una gestión de residuos”

 

El desarrollo de este mito se entiende una vez que el sector de la gestión de residuos es el principal entusiasta y potenciadora de medidas directamente relacionadas con la economía circular y ser el modelo de negocio circular más fácilmente reconocido por la populación en general. Sin embargo, el concepto de la economía circular se entiende más allá de la gestión de residuos. La economía circular tiene como objetivo optimizar todo el ciclo de vida de los recursos consumidos y promover una relación de beneficio mutuo entre la sociedad y los ecosistemas. En este concepto se incluyen 5 modelos de negocio reconocidos, con impacto en todas las etapas de los flujos de recursos:

  1. Cadenas de abastecimiento circulares: donde se incluye el suministro de energía renovable, consumo de materiales de base biológica, o entrada de materiales totalmente reciclables para sustituir el consumo de materiales de vida única;
  2. Recuperación de recursos: Donde se encuadra el sector de gestión de residuos, y que tiene como objetivo la recuperación útil de recursos y energía proveniente de materiales descartados;
  3. Extensión del tiempo de vida de los productos: Donde se incluyen las actividades que promueven el aumento del tiempo de vida de los productos, tales como la reutilización, reparación, upgrades…
  4. Plataformas de intercambio: donde se utilizan plataformas (en línea) para la oferta de productos, con el propósito de aumentar la tasa de utilización de estos con el intercambio entre varios usuarios;
  5. Producto como servicio: donde se sustituye la venta de un producto por la venta del servicio asociado al producto. En lugar de vender el coche, se vende el servicio de movilidad, y el coche queda en posesión de la empresa.

Como se puede ver, la gestión de residuos es solo una parte del sistema, siendo también la que más depende de la calidad del mismo y, por tanto, la más interesada en mejorar hacia un modelo cada vez más circular.

Fuente: Waste to Wealth: The Circular Economy Advantage, Accenture, September 2015.

 

economia-circular-reciclaje-prezero

3º Mito: “La economía circular no es financieramente viable”

 

La implementación de modelos de negocio circulares en una economía linear, donde la mayor parte de la población esta acostumbrada a pensar de forma lineal, será uno de los principales obstáculos a la transición, pero eso no se puede traducir que sea inviable a nivel financiero. Existen varios ejemplos de modelos de negocio circulares implementados con éxito:

  • La venta de luz como servicio en el aeropuerto Shiphol en Holanda por Philips, en la cual el aeropuerto paga por la luz utilizada, mientras Philips continua como propietaria de todas las luminarias e instalaciones;
  • La plataforma de venta OLX, conocida por promover la venta de productos de segunda mano;
  • PreZero, con un modelo de negocio totalmente integrado en la recuperación de recursos.

Como se puede apreciar, la economía circular no solo es financieramente viable, sino que existen decenas de ejemplos como los identificados para avanzar hacia un futuro que permita un crecimiento sostenible.

infografia-espanol-1920x1857

De forma general, todos los mitos nacen fundamentalmente del desconocimiento del tema de la economía circular. A medida que el conocimiento y la comprensión de la economía circular se generalice y los nuevos modelos e iniciativas empiecen a demostrar las ventajas de integrar la economía y la sociedad dentro de los sistemas naturales en ciclos de crecimiento mutuo, estos mitos también perderán fuerza.