4 NOV, 2022

La tercera edición de la Escuela de Oficios de Madrid, organizada en virtud del convenio entre el Ayuntamiento de Madrid y PreZero, ha concluido con éxito. En esta ocasión, las 13 alumnas víctimas de violencia y trata han recibido los diplomas acreditativos tras haber concluido la formación en los oficios  de jardinería, limpieza viaria y triaje en Mercamadrid.

Las mujeres, procedentes de las redes de atención a víctimas de la Dirección General de Igualdad, han culminado exitosamente un itinerario formativo de la Escuela de Oficios de PreZero que incluye 32 horas teóricas y 60 horas de prácticas laborales en limpieza viaria, jardinería y zonas verdes de los distritos de Centro, Tetuán, y Chamberí, así como de las principales funciones en materia de limpieza viaria y de interiores y de triaje de residuos en la planta de Mercamadrid.

Durante el acto, Pepe Aniorte, delegado del área de Gobierno de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid, se ha dirigido a las mujeres para agradecerles que «hayáis sacado la fuerza y el coraje para seguir adelante, porque aunque contéis con el apoyo de grandes profesionales, el camino lo hacéis vosotras». Además, ha señalado que el papel del Ayuntamiento es «dar a las mujeres víctimas de violencia oportunidades de inserción laboral, que son decisivas para su recuperación», y ha agradecido «la colaboración público-privada, en este caso con PreZero, que nos permite llevar a cabo este tipo de actuaciones».

Fomentar la actividad económica, la creación de empleo y la cohesión social

En representación de PreZero, Sergio Cabellos ha querido reconocer la fortaleza de las alumnas que están superando todos sus miedos para comenzar una nueva vida y ha resaltado que iniciativas como «la Escuela de Oficios, basada en la colaboración público-privada, fomenta la inserción sociolaboral de colectivos especialmente vulnerables». En este sentido, Cabellos, ha recordado que las alumnas se incorporarán a la bolsa de empleo de PreZero con el fin de tratar de mejorar su empleabilidad.

Ana Fernández, Directora General de Políticas de Igualdad y contra la Violencia de Género, ha sido la encargada de presentar el acto y ha querido puntualizar que «hoy es un día especial para todos, especialmente para las alumnas. Sois valientes y supervivientes natas. Estamos orgullosos de todas vosotras y es que la formación puede ayudaros a encontrar un puesto de trabajo».  Por su parte, Miguel Ángel Martínez de la Riva Molina, jefe de departamento de Participación Empresarial del Foro de Empresas, ha añadido que la Escuela de Oficios «es un proyecto que significa mucho porque se materializa una realidad. Estamos trabajando con personas y se trata de insertaros. Enhorabuena a todas».

También han participado en el acto Víctor Manuel Sarabia Herrero, director general de Servicios de Limpieza y Residuos y David Chica, director general de Mercamadrid, quien ha señalado que «es un orgullo formar parte de este proyecto. El contrato con PreZero es estratégico y la Escuela de Oficios es fundamental para dar un paso más».

Antonio Gómez, Mónica de la Cueva e Inés Pérez, gestores que han representado a PreZero durante el acto se han dirigido a las alumnas destacando la fortaleza, valentía y capacidad de aprendizaje de todas ellas.

La responsabilidad social corporativa juega un papel fundamental en PreZero

El acuerdo tiene dos objetivos principales: por una parte, contribuir a la empleabilidad e inserción en el mercado laboral de mujeres desempleadas procedentes de las Redes Especializadas Municipales de la Dirección General de Políticas de Igualdad y contra la Violencia de Género; por otra parte, fomentar la actividad económica, creación de empleo y cohesión social que permita la autonomía socioeconómica de las víctimas.

En este sentido, el director de Comunicación y RSC de PreZero en España y Portugal, Jesús Valbuena, recuerda que la puesta en marcha de esta Escuela de Oficios es un proyecto enmarcado en la estrategia de responsabilidad social de la compañía. «En PreZero estamos convencidos de que las empresas debemos dar un paso más al frente para avanzar hacia un compromiso real allá donde operamos, fomentando la inclusión social de colectivos vulnerables y el cuidado de nuestro entorno».