8 JUL, 2022

El alcalde del Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida ha ofrecido hoy el balance de la gestión realizada para mejorar la limpieza de la ciudad. En total, se va a dedicar a partir de este año más de 700 millones de euros anuales para la limpieza del municipio, un gasto per cápita de 212 euros por ciudadano al año. En este mandato se han puesto en marcha siete contratos, cuatro de ellos están en vigor, entre ellos, el de PreZero España, concesionaria del lote 1, correspondiente a los distritos de Centro, Chamberí y Tetuán.

Como ha explicado el regidor madrileño, solo con el nuevo contrato de limpieza, que empezó a funcionar el 1 de noviembre del año pasado, se incrementó el presupuesto de licitación un 45 % respecto a los contratos integrales – 282 millones de euros anuales, 87 millones más-, permitiendo disponer de 2.000 trabajadores más en la vía pública y elevar el número de medios mecánicos en un 16 %. El contrato de Conservación, Mantenimiento y Limpieza de las Zonas Verdes y Arbolado viario de Madrid (118 millones anuales), también en vigor desde la misma fecha, supuso un incremento del presupuesto del 52,8 % respecto al de licitación de 2013 y la contratación de 502 empleados más.

Almeida ha hecho hincapié en que aún se reforzará más la limpieza de la ciudad con los servicios que están por llegar, como el nuevo SELUR, que estará operativo tras el verano y permitirá la creación de patrullas específicas para eliminar grafitis. El presupuesto del contrato ha aumentado un 158,4 % respecto al pliego anterior, es decir, 2,5 veces, pasando de los 8,9 millones de euros anuales a los 23. El objetivo, mejorar el estado y la imagen de la capital. También se ha creado un nuevo servicio inexistente hasta el momento, el contrato de interbloques, con 13 millones de euros anuales. Además, en noviembre de 2021 se generó un contrato específico de conservación de áreas infantiles, de mayores y deportivas por valor de 9,4 millones de euros al año para una mayor gestión del estado de estos espacios.

Más eficacia, eficiencia y sostenibilidad

Almeida se ha desplazado hasta el puente de Toledo acompañado por el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y el concejal del distrito, Álvaro González. En este enclave ha comprobado cómo el nuevo servicio de limpieza se va adaptando a medios mecánicos más eficientes y sostenibles, tal y como recoge la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360: la mayoría de los vehículos son de categoría ambiental ECO o CERO -antes, el 90 % de los medios mecánicos eran contaminantes y con una antigüedad media de 20 años-. El despliegue de los más de 800 carritos eléctricos y 60 bicimotos eléctricas que utilizan los operarios son buen ejemplo de la metamorfosis del servicio, vehículos cuyo funcionamiento ha comprobado el primer edil.

“Mejorar la limpieza de la ciudad ha sido una de las prioridades del Ayuntamiento desde nuestra llegada al Gobierno. Tan solo dos semanas después de tomar posesión del cargo, reforzamos el servicio de limpieza con 500 operarios durante el verano”, ha recordado el alcalde. Ésta fue, ha precisado, “la primera de la larga lista de actuaciones que ha desarrollado este equipo de Gobierno para que los madrileños puedan disfrutar de la ciudad que desean y merecen en las 9.000 calles de la ciudad y en sus 3.800 parques y zonas verdes”.

Escalada de mejoras

El indicador de limpieza de los contratos ha mejorado un 21% desde su entrada en vigor. La limpieza ha dejado de ser el problema más destacado de la ciudad, según la última Encuesta de Calidad de Vida y Satisfacción. Si en 2019 el 40 % de los 8.500 ciudadanos encuestados lo señalaba como uno de los principales problemas, en 2021 descendió hasta el 29 %. Estos resultados están relacionados con el compromiso del Ayuntamiento de Madrid con el estado de la ciudad y la gestión que está llevando a cabo. De hecho, la capital es la ciudad de España que más dinero invierte en esta materia; el mayor gasto del presupuesto municipal anual va a parar a este servicio.

Entre las mejoras incorporadas, destaca el aterrizaje de 1.300 papeleras inteligentes por todos los distritos de Madrid con un contrato de servicios de 24,4 millones de euros para su implantación, mantenimiento e higiene de este mobiliario, además del cuidado de 60.000 papeleras convencionales. En 2021 también se situaron 12.000 sensores volumétricos de llenados en estos recipientes.

La nueva recogida de residuos

Las toneladas de residuos domésticos que se generan anualmente en la ciudad, 1.161.030 en 2021, van a contar en el último trimestre del año con un nuevo servicio de recogida y transporte más eficaz, sostenible, accesible, con un menor impacto visual para el conjunto de la ciudad y centrado en el fomento de la economía circular. Entre las diferentes prestaciones que incorpora este contrato, con una inversión de 282 millones de euros anuales, destaca la renovación y homogeneización estética de todos los contendedores de residuos instalados de manera permanente en la vía pública. Todo este mobiliario contará con una nueva imagen y diseño, respetando los colores identitarios de cada una de las fracciones.

Madrid pondrá el broche a su nuevo concepto global de limpieza con la Ordenanza de Limpieza y Gestión de Residuos que en las próximas semanas recibirá luz verde en la Junta de Gobierno. Trae consigo tres importantes cambios en materia correctiva. Por un lado, incluye por primera vez la regulación específica para la lucha contra el abandono de residuos por botellón, elevando la tipificación de estas infracciones de leves a graves, lo que conlleva el incremento del importe de las multas de los 600 euros actuales a los 2.000 euros.

Por otro lado, continuando con la política de tolerancia cero que ha emprendido el actual equipo de Gobierno contra los grafitis, a pesar de que las multas por realizar pintadas vandálicas se elevaron en 2020, con la nueva normativa las sanciones por “grafitear” cualquier superficie de la capital partirán de un importe mínimo de 2.000 euros hasta llegar a los 3.000 euros.

El depósito de grandes cajas de cartón a los pies de los contenedores también se penalizará más duramente, pasando de los 200 euros de media de sanción a los 2.000 euros.