31 MAR, 2022

  • Innovación

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha visitado la comarca leonesa de El Bierzo, región clave en la política de Transición Justa, donde ha conocido de primera mano el proyecto de reciclaje de palas de aerogenerador que están desarrollando Endesa, PreZero España y LM Wind Power-General Electric.

Teresa Ribera ha tenido la oportunidad de conocer esta iniciativa, que supone la combinación de transición energética y economía circular como vectores fundamentales de un desarrollo industrial sostenible, en una reunión con las empresas implicadas en la reindustrialización del El Bierzo, que generará nueva actividad económica y empleo, claves en la reactivación de la zona tras el cese de actividad de la Central Térmica de Compostilla.

La vicepresidenta ha trasladado su apoyo a las empresas que quieran apostar por instalarse y crecer en la zona a través del desarrollo de la industria del futuro. Asimismo, ha explicado que desde el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y el Gobierno de España se seguirá trabajando con los agentes para consolidar estas iniciativas y dar nacimiento a otras, para lo que se seguirá avanzando en el trabajo conjunto con el resto de administraciones a través de los Convenios de Transición Justa.

Primera planta de reciclaje de palas eólicas de la Península Ibérica

Endesa, PreZero España y Reciclalia Composite han alcanzado un acuerdo para poner en marcha la primera planta de reciclaje de palas eólicas de la Península Ibérica, con el apoyo de GE Renewable Energy y su filial LM Wind Power, dando así un importante paso hacia un modelo de economía circular en el sector eólico.

Este proyecto que se ubicará en Cubillos del Sil (León), forma parte del Plan Futur-e de Endesa, para el complejo industrial de Compostilla en el que recientemente el Ministerio de Transición Ecológica y la Junta de Castilla y León aprobaron 7 proyectos para crear valor en las comunidades en las que se está llevando a cabo el proceso de descarbonización.

La nueva infraestructura en la que el consorcio creado invertirá 8,5 millones de euros y que se empezará a construir el próximo año, responde al reto del reciclaje de más de 6.000 toneladas al año de fibra de vidrio y carbono de los aerogeneradores, dando una segunda vida a los materiales de las palas aplicando criterios de economía circular. Además, el proyecto contempla la reutilización e incorporación de los materiales reciclados de fibra de vidrio, fibra de carbono y otros subproductos del proceso nuevamente en la industria, tanto eólica como de otros sectores que puedan demandar dichos compuestos. La nueva planta que estará operativa a comienzos de 2024 contará con cerca de 30 puestos de trabajo directos, y generará adicionalmente empleo indirecto asociado a tareas logísticas.