25 OCT, 2022

El primer proyecto de planta de reciclaje de palas eólicas presentado en España ha conseguido el reconocimiento europeo por el que se otorga una ayuda para el consorcio liderado por Endesa y PreZero.

El reconocimiento de la Unión Europea, se enmarca dentro del Programa Marco Horizonte Europa, como un proyecto innovador que permitirá aplicar realmente el concepto de economía circular, reciclando no solo los componentes sino dándoles una segunda vida útil.

Así lo ha señalado el organismo europeo al otorgar subvención al Proyecto Blades2Build, que pretende evaluar y demostrar a gran escala la posibilidad de reciclar recuperar y reutilizar este tipo de elementos. Está formado por un consorcio internacional en el que Endesa y PreZero liderarán la fase de demostración con la iniciativa de la planta de reciclaje en el Bierzo (León).

Mónica Ramos, directora de Operaciones e Ingeniería de PreZero en España y Portugal, ha asegurado que «esta nueva planta permitirá impulsar la innovación y renovación en los parques eólicos europeos generando así, un mayor volumen de energía verde conseguida de una forma mucho más sostenible». Así mismo, Mónica Ramos ha indicado que «gracias a este proyecto conjunto entre Endesa y PreZero se avanzará hacia la economía circular en el reciclaje de las palas, evitando así que lleguen a vertedero».

Por su parte, Andrés Sánchez-Biedma, responsable de innovación de Generación de Endesa, ha señalado que «este reconocimiento europeo de I+D refuerza el trabajo realizado conjuntamente entre Endesa y PreZero en la búsqueda de nuevos productos elaborados a partir de residuos de la industria eólica en la futura planta de reciclaje de Cubillos del Sil. Además, ha matizado que «la importancia del apoyo de la Comisión Europea a este proyecto altamente innovador para la gestión de este tipo de residuos, temática de alta prioridad a nivel europeo».

Proyecto Blades2Build

La nueva instalación que se está tramitando y cuya primera piedra se pondrá a finales de 2023, se ubicará en Cubillos del Sil (León) y forma parte del Plan Futur-e de Endesa para la central térmica de Compostilla, actualmente en desmantelamiento.

La infraestructura en la que el consorcio creado por Endesa y PreZero responde al reto del reciclaje de más de 2.000 unidades de palas eólicas al año, es decir, unas 6.000 toneladas anuales de composite de fibra de vidrio y carbono de los aerogeneradores, dando una segunda vida a los materiales de las palas aplicando criterios de economía circular.

Precisamente este ha sido el reconocimiento de la Unión Europea que ha visto en el proyecto de reutilización e incorporación de los materiales reciclados de fibra de vidrio, fibra de carbono y otros subproductos del proceso nuevamente en la industria, tanto eólica como de otros sectores que puedan demandar dichos compuestos.

Además, ambas compañías trabajan para que esta nueva instalación que estará operativa en 2024, sea una opción de futuro para una zona muy representativa para la compañía energética. Se estima que una vez entre en funcionamiento se creen cerca de 30 puestos de trabajo directos y se genere adicionalmente empleo indirecto asociado a tareas logísticas.

Adicionalmente, GE Renewable Energy ofrecerá a sus clientes de España la opción de procesar las palas en desuso, y Endesa tiene previsto aportar las palas que ya no utilice en sus instalaciones, con lo que se refuerza el desarrollo sostenible del sector eólico. Esta solución permitirá abordar la repotenciación de los aerogeneradores existentes. Actualmente están instalados en España 27.446 MW (megavatios) eólicos, de los que 22.959 tendrán más de 25 años al final de la presente década.