Publicada el 1 de junio de 2023

Los griegos llamaban Oikos a la casa incluyendo su contenido. Ésta, derivó en latín al término oikonomía, que se compone de οἶκος (oîkos), ‘casa’, y νέμειν (némein), que podemos traducir como ‘distribuir’, ‘administrar’ o ‘gestionar’ (una raíz compartida con la palabra “ecología”)

Con la evolución natural de las sociedades, el arcaico concepto de economía cambió para convertirse en la ciencia que estudia los métodos más eficaces y razonables para satisfacer las necesidades humanas materiales, mediante el empleo de los bienes. Si además es circular, atendiendo a la tercera acepción de la RAE “Dicho de un proceso: Que parece no tener fin porque acaba en el punto en que empieza.” ,es el τέλος, (telos) – intención- que aplicamos en cuantas acciones e iniciativas tengan como objetivo reducir el uso de materias primas, generar menos residuos y optimizar lo que tenemos alargando su uso.

Así que, enterados del programa Recicleta que lleva a cabo desde años el Ayuntamiento de Murcia, un proyecto alineado con los objetivos sostenibles de PreZero, no dudamos ni un segundo, en apoyar esta iniciativa poniendo a disposición de la sociedad murciana los 6 EcoPuntos móviles que de lunes a sábado en horario de mañana y tarde visitan todos los barrios y pedanías del municipio de Murcia.

El programa Recicleta, “2 pedales, 365 sueños”, de la Oficina municipal de la Bicicleta, tiene como finalidad dar una segunda vida a las bicicletas que ya no se usan, recogiéndolas para su posterior reparación y puesta de nuevo en marcha, para donarlas posteriormente a colectivos más desfavorecidos.

Por eso, quisimos rodar junto a ellos sumándonos a un proyecto que aúna objetivos de movilidad sostenible promoviendo el uso del transporte ecológico de bicicletas, además de practicar la Economía Circular y la Solidaridad, habilitando los puntos móviles de residuos especiales como lugares de recogida de estos vehículos de dos ruedas, gracias a los cuales se han recogido para esta campaña más de 40 velocípedos para adultos y jóvenes y 15 más pequeñas con patín incluyendo triciclos.

Para donarlas, los ciudadanos debían acercarse a la Oficina Municipal de la Bicicleta, situada en la plaza Robert Schumann de la capital murciana, pero cómo no sumarnos a esta acción, teniendo una herramienta tan útil que recorre todo el municipio propiciando el correcto tratamiento de residuos especiales, haciéndolo más especial recirculando bicicletas, sí, pero también corazones.

Y es que 10 de ellas y dos triciclos viajarán próximamente a África, de la mano de una ONG. Antes de su envío, desde Murcia en Bici, una asociación ciudadana de usuarios de la bicicleta sin afiliación política ni ánimo de lucro, así se definen, las repararán y las pondrán a punto para tener allá otra nueva vida.

El resto, guardadas en el Ecoparque de Murcia, esperan para su nuevo viaje.

Este viaje comenzará colaborando con PAREM, Asociación Para la Ayuda a Personas Refugiadas y Migrantes en Murcia. “trabajamos mano a mano con esta asociación,” nos comenta Begoña Iriarte, que colabora de forma activa en ambas asociaciones.

“Las entregamos a personas de esta asociación, principalmente a los que las necesitan para desplazamientos a sus centros de trabajo y no disponen de ningún otro recurso para poder hacerlo”.

Ellos mismos las solicitan y las reparan en el taller guiados por un mecánico experto que con paciencia, y herramientas, les explica los pasos a seguir para recuperar una nueva vida.

“Pero no sólo la entregamos para este fin, también las damos a personas que desean disfrutar de este medio de transporte en su tiempo de ocio, “eso también ayuda a ser felices, señala Begoña”. La bicicleta es un medio de transporte barato, saludable y no contamínate, que aleja los “malos humos”, y eso, también es bueno para nuestro medioambiente. así que promovemos su uso como elemento cultural añadido a la sostenibilidad del entorno.”

“A los más pequeños también se las entregamos para que disfruten en familia de este placer en su tiempo libre. Les encanta”. Este enero hicimos la cabalgata de la bicicleta repartiendo triciclos en aquellas familias más desfavorecidas. La cara de los niños al recibirla lo dice todo.”

Pronto irán saliendo del ecoparque. Las seguimos guardando ya que no disponen de un local grande para albergarlas todas. Así, conforme las requieren, las tienen a su disposición, junto a llantas, llantas, ruedas, cubre cámaras,  guardabarros, que serán de gran utilidad para la reparación de estos vehículos.

Y mientras, conviven en el Ecoparque rodeadas de residuos de pequeños aparatos eléctricos, ordenadores, aceite usado, muebles viejos, esperando juntos esa nueva oportunidad de continuar su ciclo de vida.

Desde PreZero nos sentimos muy orgullosos de formar parte de este precioso proyecto que nos ayudará a circular por un medioambiente más solidario, sostenible y cuidado.

Escrito por Carmen Allepuz el 1 de junio de 2023

Tags: Ciudades